logo

Fraternidad Rosacruz de Max Heindel

Centro de Madrid

logo








EL LIBRE ALBEDRÍO
Por Shirley Martinez

Interpretación del espectador de la obra:

“Somos niños, colocados sobre los raíles de la vida y hemos de caminar por ellos. Pero esos raíles están llenos de   bifurcaciones – en realidad la vida es una ininterrumpida elección entre varias posibilidades – y el tren de los acontecimientos - sobre todo los kha micos - se aproxima continuamente y, si no acertamos en la elección - permanente elección -  la vía nos llevará adonde no queríamos aunque, en realidad, aún no sabemos - somos niños - adónde debemos ir.”


No estamos solos
Pincha en la imagen para verla más grande


Texto explicativo de la autora sobre la génesis del cuadro:

"Libre Albedrío" nació un día en que estaba atravesando un momento muy difícil y escribí, primero, una vivencia y, luego, se fueron añadiendo otras ideas para pintarla.

Lo que escribí fue un grito de auxilio por un ataque de pánico y luego, la imaginación, con el conocimiento y la reflexión,  ayudaron a vencerlo. Ella es mi Yo interior siendo aún niña, que clama asustada:

"Dios mió, ayúdame. Que esta vida MIA se esta descarrilando otra vez y sufro de pensar en un nuevo accidente.

Aléjame de los pensamientos negativos, de mis miedos, mi desconfianza y mi dolor.

Enséñame a manejar esta locomotora desenfrenada de mi mente; ayúdame a parar en cada estación, para bajar equipajes demasiados pesados.

Fortalece los rieles de mi Espíritu para transportarme serenamente y observar el paisaje en Paz.

Te pido auxilio para que un aire nuevo y puro corra por el interior de los vagones, perfumando el correr de los días.

Dame la Luz blanca y brillante del faro de mi locomotora, para distinguir la verdad de lo ilusorio.

Cobíjame bajo tu sol de Vida, para calentar la caldera de mi corazón y tener así la energía de seguir avanzando.

Yo sé que dentro del tren hay una NIÑA miedosa, sentada en la oscuridad de la bodega, aturdida por el ruido de la maquina. No conoce el calor, el color ni el amor.

Ayúdame a conducirla hacia el exterior para que recobre la autoestima, se conecte con la vida y sea ella la que maneje este tren.

Siendo ella la maquinista, recorrerá nuevas tierras, experimentará nuevas sensaciones, se detendrá en las estaciones a jugar, reír a pintar y llenará el tren de alegría. Y el tren la esperará paciente en el andén, porque sentirá que ha encontrado a quien, con su Amor y Ternura, pudo llenarlo de Vida."

Luego, cuando fui creando mi dibujo, pensé en mi vida y recordé que, a los 8 años, tuve que pasar cambios muy fuertes. Nos mudamos a otra provincia muy lejos, más de mil kilómetros, dejando afectos de amigas y parientes; de tenerlo todo pasamos a no tener que comer; y, en un lugar donde nadie nos conocía, tuve que crecer bruscamente y dejar de ser niña para ser una niña mujer y hacerme cargo de la casa; muchas responsabilidades y  decisiones; prepararme para que dentro de 7 años mi madre dejara de estar a mi lado. Es como si esa niña no hubiera tenido infancia y hubiera quedado encerrada en ese tren.

Pero está relacionado también con el nacimiento del cuerpo vital, y el Libre Albedrío que tenemos como seres humanos y que nos permite reconocer, con la intuición, el camino que ya elegimos con antelación, en el cielo, para llegar a la meta perseguida.

La polvareda que se levanta entre los rieles por el viento de los obstáculos hace mas difícil ver con claridad qué camino seguir. También hay veces en que nos gusta jugar en el filo de las decisiones. “

Volver a obras de arte